A veces llegamos a un punto determinado con un asana en el que sentimos con claridad que algo ha encajado, como si hubiera un cambio de paradigma. “¡Lo tengo!” Puede ser que hayamos desarrollado fuerza suficiente para sostener la postura, o flexibilidad suficiente para agarrarnos, o equilibrio suficiente para mantenernos ahí. También puede ser que hayamos podido dejar la respiración fluir, o relajar los músculos que no hacían falta, o estar presentes en todo el cuerpo. Puede ser que hayamos descubierto como nuestra relación con el asana refleja algún aspecto de nuestra vida fuera de la esterilla. Puede ser que nos hayamos entregado a la limitación y hayamos podido habitar y gozar lo que sí podemos hacer. De cualquier manera, es posible que, después de “tenerlo”… lo perdamos de repente de nuevo. Todo cambia y se transforma constantemente, esa es la naturaleza de la existencia. Las oscilaciones y los ciclos también son transformaciones e, incluso aunque parezcan un retroceso, no lo son. De hecho, no existe el ir hacia atrás. Piensa en el día y la noche. Cada día es un nuevo día y no un retorno al anterior. Incluso si no podemos hacer hoy lo que hicimos ayer, todo se mueve hacia delante, en zigzag o en espiral, pero siempre hacia delante.

Gracias a todEs mis alumnEs de Yoga Hub Berlin que me inspiran con su práctica.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s